martes, 7 de abril de 2009

La linea de azimul de Mercurio

En Moscú, a media tarde, había veintisiete grados de temperatura ambiente, un clima algo caluroso pero agradable, mientras que en Ulan Ude, al aterrizar el Tupolev de la compañía Siberia (que no Iberia) atestado de gente, a eso de las ocho de la mañana, había veinte grados menos. Una pequeña bofetadita de frescor te sacude las mejillas al bajar las escalerillas del avión, rápidamente se nota que estás en Siberia, donde la temperatura media entre noviembre y marzo oscila entre los veinte y los cuarenta grados bajo cero, pudiendo llegar más de menos cuarenta y cinco grados bajo cero.

Cuando desaparece el blanco manto el hielo y de la nieve, esta parte de Siberia es como un océano de bosques, una inmensidad verde y espesa de árboles regada por enormes ríos como el Angara, que es el desagüe del lago Baikal o el Uda y el Jilok que se unen formando una y griega en Ulan Ude antes de desaguar en el Baikal. Me ha sorprendido la enormidad del territorio, la frescura, el verdor y los rostros de sus gentes. Cuando estuve en Argentina me pareció estar en un país enorme, pues allí caben más de cinco Españas, pero en Siberia la impresión de tamaño es superior, esta parte del mundo es mucho más grande, es enorme, aquí caben más de cinco Argentinas.

Al llegar parece que esto sea un lugar turístico pues todo está lleno de japoneses, pero japoneses sin cámara fotográfica, eso es lo que me hizo sospechar que no eran japoneses, aunque tienen cara de japoneses y conducen coches japoneses con el volante en el lado derecho, como los ingleses, pero no son japoneses, lo que ocurre es que los japoneses son oriundos de por aquí. Según cuentan, los primeros japonés salieron hace muchos siglos de la isla de Oljón que está dentro del lago Baikal, muy cerquita de aquí, por eso la gente tiene cara de japonés, que no de chino, ni de malayo, ni de mogol, los siberianos de Ulan Ude tienen cara de japoneses.

¿Qué hace un alicantino en Siberia? ¿Qué trapicheo se puede traer en un lugar como éste? ¿Qué ha venido a buscar? ¿Nunca a nadie se le ha ocurrido buscar que es lo que hay donde el arco iris se clava en la tierra? Algo parecido a eso es lo que he venido a buscar. Dicen que justo en el lugar que el arco iris penetra la tierra hay una gran olla repleta de monedas de oro, aunque nunca nadie la ha visto, como la olla de oro del moro del barranco del Arc, a las espaldas de Sirventa, que nadie a visto ni el oro ni el moro, ni la olla ni nada y mira que se ha rebuscado durante años por todo el lugar.

Abuelitos volando, miles de millones de abuelitos volando. Así les llamábamos de niño al polen en forma de estrella redonda que va volando suspendido en el aire empujados por el viento, aquí hay miles de millones de abuelitos volando, todo el suelo parece nevado a causa del polen que va flotando en la atmósfera siberiana, parece que esté nevando ligeramente nieve templada, nunca he visto tanto polen junto.

La línea de azimut de la estrella errante de Mercurio, eso es lo que me ha traído aquí. Un hilo de plata que pende del cielo y se arrastra desde donde nací hasta aquí, pasando por Moscú y por la Provence que tanto me gusta, como le gustaba a Van Gogh. La línea de azimut de Mercurio abre las puertas para escribir, incita la curiosidad y facilita la comunicación. Me han publicado otro bellísimo libro en Moscú que trata sobre las Moradas de la Luna, es un texto con preciosas imágenes de las constelaciones y las estrellas en las que se detallan los espacios celestes de las moradas de la Luna y se explica todo lo que he encontrado escrito sobre ese tema, lo que hay en el Libro de la Octava Esfera, en el libro las Cruces, en los proverbios árabes, lo que se lee en el Calendario de Córdoba, lo que dice Pitatrix, los comentarios de Agripa, lo que explica el Zodiologion y lo que dice Zacuto con la explicación y el significado de cada una de las estrellas que componen estas mansiones lunares. Un libro que está publicado en lengua rusa y que probablemente nunca se publicará en castellano, eso puede ser influencia de la línea de azimut de Mercurio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario